Un líder es un mentor, un coach que guía a su equipo a lograr los objetivos establecidos, no es un jefe que sólo da órdenes y asigna trabajo. Según el médico y escritor Deepak Chopra, el líder nace con la cualidad del liderazgo, pero también se puede formar moldeando algunas actitudes. Si vas a emprender un negocio es importante que tengas en cuentas algunos consejos prácticos que te ayudarán a que tu equipo te siga dando lo mejor de cada uno.

1. Inteligencia emocional

Un líder con inteligencia emocional sabrá cómo lidiar con la tensión y el caos en el que muchas veces se encuentra inmerso, en palabras del escritor y profesor norteamericano Stephen Covey“Desarrollar una inteligencia emocional fuerte es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los padres y los líderes en todos los niveles de las organizaciones”.

Para desarrollar inteligencia a nivel emocional debes conocerte a ti mismo, de esta manera sabrás cómo mantener el control en todas las situaciones que se presenten ya sea de éxito o derrota lo que te permitirá finalmente llevar a tu equipo a cumplir las metas sin sobresaltos. En la derrota deberás desarrollar un pensamiento positivo y estratégico que te lleve a solucionar las dificultades y aprender de ellas para fortalecerte.

2. Motivador

La motivación es fundamental para dirigir equipos de manera efectiva y encaminarlos a cumplir objetivos. El líder debe ser un inspirador y lograr mover al equipo través de sus propios actos, dando el ejemplo. La pasión es otra clave para motivar. La pasión que sientes al emprender un negocio debes transmitirla a todos, para que fortalezcan sus competencias, exploren da de la mejor manera en ellos sus dones para que los desarrollen no solo en función de la empresa, sino también de ellos mismos. “Olvídate de la vía rápida. Si realmente quieres volar, simplemente aprovecha el poder de tu pasión” es la opinión de Oprah Winfrey.

3. Visión a largo plazo

La visión a futuro va a determinar cuán lejos puede llegar a desarrollarse la compañía y cómo se debe trabajar en el presente para lograrlo. Establece metas en un tiempo definido ya que eso determinará el trabajo que debe cumplir cada uno. Tener claros y enumerados los objetivos a lograr a largo plazo, puede ayudarte a medir su alcance.

4. Comunicación efectiva

La comunicación tanto con el equipo de trabajo como con los clientes permitirá que todos sepan las metas que desea alcanzar la organización y cómo lo lograrán. Debes ser claro con las tareas asignadas y despejar las dudas que tenga tu equipo de trabajo siendo accesible en todo momento, oyendo sus ideas e inquietudes. La comunicación debe ser fluente y oportuna sea por  email, mensajes o llamadas telefónicas. Si bien es importante plantear las inquietudes e inconformidades que se presenten, también hay que hacerles saber lo importante que son y transmitirle la confianza que deben sentir en el trabajo que están realizando.

5. Organización

El emprender un negocio requiere de un plan de trabajo bien diseñado y definido en una agenda que debe cumplirse cabalmente a diario para lograr el éxito. Planifica las tareas a cumplir con fechas determinadas y evalúa el rendimiento de cada uno de tus colaboradores para llegar a la meta final.

En resumen “El desafío del liderazgo es ser fuerte, pero no grosero; ser amable, pero no débil, ser valiente, pero no intimidar; ser reflexivo, pero no perezoso; ser humilde, pero no tímido, sentirse orgulloso, pero no arrogante; tener humor, pero sin locura”, estas palabras de Jim Rohn nos sintetiza las cualidades que debe tener un líder exitoso.