¿Se te ha ocurrido algo? A lo mejor crees que lo que tienes en mente es perfecto, pero antes de invertir esfuerzo, tiempo y dinero desarrollando tu proyecto, deberás realizar estos 6 pasos para probar tu idea de producto o negocio y asegurarte de que recibirá aceptación al lanzarla al mercado. 

  1. Primero espera, luego haz una prueba

Aunque estés emocionado con tu idea de producto o negocio, lo más recomendable sería esperar un poco antes de ponerla a prueba.

Greg Isenberg, un capitalista de riesgo y empresario en serie,  comentó durante una entrevista en 2014 que después de escribir sus ideas prefiere no apurarse a concretarlas, y que prefiere esperar un tiempo para ver cuáles ideas son las que más le terminan fascinando.

2. Haz un producto mínimamente viable

Eric Ried, un empresario de Silicon Valley y autor del libro “The Lean Startup”, dice que un producto mínimamente viable es la forma más simple de tu idea que puedes vender como un producto.

Usando los principios de Lean Six Sigma, su libro recomienda tener una mejor versión del producto para probarlo y promocionarlo durante su desarrollo para obtener la respuesta del público objetivo y poder hacer las mejoras necesarias. 

3. Pásalo a un grupo de críticos

Cuando tienes tu primer prototipo o servicio de prueba disponible, busca a tus clientes potenciales.

Debes hablar con al menos 50 clientes potenciales para ver si se identifican con el problema de la misma forma en que lo haces. En otras palabras, necesitas darte cuenta si éste es un problema para la mayoría de tu mercado objetivo, o si son sólo unos pocos.

Identifica a las personas dentro de tu público objetivo que sean críticas. Estos pueden ser clientes anteriores o amigos con una perspectiva pesimista.

4. Mejóralo para acomodarlo a tu mercado de prueba

Isenberg tomó un enfoque diferente para probar 5by, una aplicación para buscar videos en internet que desarrolló y vendió. El y su equipo fueron a los campus de diferentes universidades para mostrar un prototipo del producto. Al hacer esto recibieron consejos de los estudiantes para refinar la idea original.

Según comenta Isenberg, ellos se dieron cuenta rápidamente que las personas estaban frustradas porque no tenían una aplicación en la que pudiesen encontrar los mejores videos en internet sobre lo que ellos estuviesen interesados con solo presionar un botón.

Aunque su idea original y su prototipo empezaron bien, necesitaba mejoras.

  1. Crea un sitio web de prueba con enlace a redes sociales

Cuando se sepa sobre tu producto o servicio, tu público objetivo necesitará un sitio en el que conseguir más información o para mostrárselo a sus amigos. Hacer un sitio web sencillo y utilizar las redes sociales son las herramientas ideales para proveer información y monitorear la cantidad de personas interesadas en lo que vendes.

Con esto serás capaz de saber si tu idea recibe aceptación a través del número de clicks en los anuncios y la cantidad de personas que llenan tu formulario.

  1. Crea un plan de marketing y utilízalo

Según Ryan Clements, un consultor de marketing y estrategia de ventas para emprendedores, todo ese trabajo previo no significa nada si no realizas las suficientes acciones para conseguir una buena medida de respuesta. En cuanto tienes un producto viable, necesitas ser capaz de actuar sobre el interés en él.

Él escribió en una publicación para un blog en IvyExec que trabajó en múltiples empresas emergentes y le gusta utilizar una regla que él llama “100/1000”. Con esta regla el sugiere hacer una lista con 100 cosas que podrías hacer para promocionar tu producto, las ejecutes, y en el proceso hables con 1000 personas acerca del producto.

Clements afirma que al hacer esto tendrás datos sobre tu producto. Sabrás quienes están interesados, qué estrategias de marketing funcionaron y cuáles no y de qué manera puedes mejorar. Todos son pasos importantes para poner en marcha tus ideas.