La mayoría de los pequeños empresarios saben lo importante que es tener un plan de negocio en el cual se establezca el camino que tome la empresa hacia el éxito. Uno de los elementos esenciales de este plan es la estrategia de marketing.

Ellos tienden a no invertir el tiempo ni la atención a la estrategia de marketing, pues asumen que conocen al cliente que conocen sus clientes y cómo alcanzarlos. Pero un enfoque profundo y detallado al elaborar una estrategia de marketing puede revelar oportunidades para llegar a un nuevo público, bajas en los precios, reacciones de la competencia y su alcance potencial.

Básicamente un plan de marketing describe quienes son tus clientes, de donde consiguen información y cómo los vas a alcanzar.

Según Robert J. Thomas, profesor de marketing en la Universidad de Georgetown, hay 4 pasos para crear un plan de marketing efectivo.

  1. Desarrolla una perspectiva clara sobre el por qué un cliente potencial usaría tu negocio.

Averigua cuál es la necesidad principal para la cual está hecho tu producto o servicio. ¿Ayuda a tus clientes con su día a día? ¿Los hace respetados y admirados por sus amigos? Tu oferta debe ser diseñada para solventar los problemas o cumplir con las necesidades del cliente mejor de lo que podría la competencia.

  1. Identifica tus clientes

Hay numerosos clientes potenciales en el mercado, pero para alcanzar el éxito más rápido y de manera óptima, las pequeñas empresas deben estudiar tu mercado para determinar las características de sus mejores clientes. Estos deben ser descritos en detalle. Crea un avatar o un personaje ficticio que tenga los atributos de tu público objetivo, luego examina qué haría, diría y pensaría esta persona durante su día.

  1. Identifica a tus competidores

No importa que tan original sea tu producto o servicio, siempre hay un competidor en busca del dinero de tus clientes. Las pequeñas empresas se toman el tiempo de estudiarlos profundamente, o determinan que competidores fuera de su industria son capaces de atraer a sus clientes. Prepararse para saber quién es, cuál es su principal ventaja y cómo van a responder a tus ofertas (rebajas, comunicación con el cliente, etc) te ayudará a idear estrategias para combatir pérdidas.

  1. Escribe una declaración sobre el posicionamiento de tu marca a tus clientes

Tu ventaja competitiva más fuerte serán tu marca y lo que esta signifique para tus clientes. Debes ser capaz de declarar en un escrito cómo cumplirás con las necesidades de tus clientes y cómo superarás a la competencia. Las mejores declaraciones de posicionamiento son las que se enfocan en resolver un problema por el cliente de forma que promueva el mejor valor.

Enfoques de marketing

Ahora que conoces estos elementos, necesitas averiguar como alcanzaras a tu cliente objetivo. Dejando a un lado los medios impresos y de transmisión, te tenemos dos canales de marketing que muchos negocios utilizan hoy en día.

Las redes sociales, las cuales se han vuelto parte esencial del plan de marketing de muchos negocios, pues todo tipo de clientes se encuentran en plataformas como Facebook, Twitter, Google+, LinkedIn, etc. Las pequeñas empresas se pueden agobiar con todas las posibilidades pero deben enfocarse en la opción que mejor le puede beneficiar.

Los correos electrónicos, por el cual se puede practicar email marketing, un concepto que quizá no es nuevo como el marketing por las redes sociales, pero es un modo efectivo y popular para muchos pequeños empresarios. Las empresas pueden implementar técnicas de email marketing de distintas formas, incluyendo boletines, campañas promocionales y correos electrónicos transaccionales. Empresas como MailChimp y ConstantContact facilitan el manejo de sus campañas de email a las empresas.