Actualmente los medios sociales son sin duda una parte importante para dar proyección mundial a un negocio.

Son los clientes los que se encargan principalmente de transmitir y demostrar las potenciales que un determinado producto o servicio tiene, no obstante, estudios recientes han demostrado que los empleados de la organización son un pilar fundamental para promoverla en las redes sociales.

Según la plataforma Hootsuite, la participación de los empleados en los medios sociales de la marca es frecuente, sin embargo, utilizan más sus cuentas personales en lugar de los canales de la empresa.  En promedio los empleados comparten 25 veces más en sus redes sociales que en los canales de la marca.

Estos datos reflejan claramente que los empleados pueden convertirse en los verdaderos promotores de sus empresas, sin embargo aunque es una buena idea en teoría, no es fácil alentar al personal a publicar el nombre de la empresa en sus cuentas personales.

Opinión de expertos

Jason Seiden (estratega encargado de mejorar la forma en como las medianas y grandes empresas obtienen y atraen nuevos talentos), co-fundador de la marca Amper,  dice que las compañías no explican con exactitud a los empleados porque es bueno promover la empresa, y todos los beneficios que se pueden obtener no solo para el negocio sino para ellos de manera general.

Los mensajes positivos de una marca en las redes sociales significan una ventaja para los empleadores, pero también lo es para los empleados que se unen a su empresa en puestos y perfiles sociales porque pueden beneficiarse a nivel profesional y personal; es cuestión de asociación. Ejemplo de ello son los empleados que trabajan para empresas reconocidas y con alto valor comercial.

Seiden aconsejó a las empresas a motivar a su personal para comprometerse con sus marcas en las redes sociales, sin embargo señaló que es importante que ellos decidan por sí mismos si quieren participar.

Libre participación

Elaborar una política prescriptiva para instruir a los empleados en lo que no deben hacer no es funcional. Seiden recomienda dar directrices generales y mostrar a los empleados ejemplos de perfiles exitosos, permitir la flexibilidad y libertad de expresión.

Tratar de persuadir a los empleados con frases que deben pegar y utilizar en sus puestos y perfiles es uno de los errores con mayores consecuencias para una empresa . Es necesario tener en cuenta que los empleados tienen sentimientos, mientras que a unos les cuesta mezclar lo personal con lo profesional en las redes sociales, otros no tienen ningún problema en cruzar esa línea en un foro público.

A todos ellos se les debe permitir hablar con su propia voz, si lo que la empresa quiere es un compromiso genuino y positivo, es preferible ayudarlos a elaborar sus propios mensajes de marca personal y no exigirles y desarrollarles lo que deben publicar.

Es importante entender que las organizaciones están en el deber de promover la participación de los empleados en los medios sociales, pero siempre desde el más absoluto respeto a su libertad. Técnicamente puede ser fácil, pero implica un gran desafío emocional publicar acerca de la empresa en que se trabaja, por lo cual debemos  asegurarnos de que las directrices generales son las correctas.