Emprender teniendo hijos

Cuando tienes hijos y quieres emprender un negocio hay dos opiniones que escucharás. Lo primero que te dirán es que probablemente no sea una buena idea ya que no te puedes dar el lujo de arriesgarte, después de todo, eres el responsable de las finanzas de tus hijos y el riesgo de fracaso la mayoría de las veces es alto.

La segunda opinión es que también puede ser muy riesgoso si no lo haces. Lo esencial aquí es saber si eres el tipo de persona que nunca estará feliz sin su negocio propio. Al transformarte en un emprendedor, probablemente la relación con tus hijos cambiará, pero les darás un buen ejemplo.

También hay una tercera opción que se está siendo cada vez más común. Existe una minoría de emprendedores que crean compañías porque la salud de sus hijos dependerá de esos ingresos. En pocas palabras, necesitan dinero o un milagro para que sus hijos estén sanos y en muchos casos, no mueran.

Crear una compañía porque la vida de tus hijos depende de eso

Se puede tomar la historia de Gail Federici, cofundadora de la compañía de cuidado profesional capilar John Frieda, que se vendió por 450 millones de dólares en 2002. Si buscas las entrevistas que dio antes de vender la compañía, encontrarás que hablaba de un miedo que muchos emprendedores conocen. El miedo de que la compañía será un fracaso.

“Sabíamos que no iba a ser fácil,” dijo en una entrevista en 1999, tres años antes de la venta. “Sólo estoy preocupada. Si algo sale mal, y de hecho saldrá, ya estaré preparada.”

En una reciente entrevista señaló que tuvo otro miedo que la motivó a ella y su socio, John Frieda, a emprender un negocio. Era la vida de sus hijas.

“Tenía gemelas de tres años de edad, una de ellas con una enfermedad congénita en el corazón”. Esto requería una cirugía a corazón abierto y otros tratamientos bastante caros. También dijo en una entrevista que estaba “100% segura: mi impulso vino de mis hijas, ya que sabía que una de ellas iba requerir muchos cuidados a lo largo de los años.”

Intentando encontrar una cura

Si bien en el caso de Federici había esperanza, ya que había un tratamiento para su hija, aunque este era no sólo intenso y traumático, sino también costoso.

The Wall Street Journal recientemente publicó un escenario aún más sorprendente. Existen padres que emprendieron en las industrias de biomedicina y farmacéutica y crearon su propia compañía debido a que no había ninguna cura para la condición de sus hijos.

Esta es la situación de los padres de un adolescente de 14 años con distrofia muscular, que crearon una compañía de tratamientos. También existe el caso de los padres de un niño de 6 años con una condición genética mortal, llamada síndrome Sanfilippo, lo que los motivó a emprender un negocio que está comprometido 100% a encontrar la cura.

Otro aspecto difícil de emprender un negocio así, es cuando se descubren accidentalmente curas para otras enfermedades. Esto representa un conflicto en cuanto tienen que decidir si continuar por el camino que comenzaron o ir por este nuevo objetivo. Además, la mayoría de las veces deben ser considerados los intereses de socios o accionistas.

Usar el miedo a tu favor

Cabe considerar que siempre existirá miedo que intentará paralizarte, especialmente si tienes hijos. Aunque nadie quiere ser un padre que tenga que vivir preocupado por la salud de sus hijos, siempre habrá algo por lo que preocuparse. Federici dice que lo importante es que seas el dueño de tu miedo y que el miedo no sea tu dueño.

“Ese miedo fue la fuerza que me hizo salir adelante. Tienes que usar el miedo a tu favor y nunca dejar que te detenga”.

Créditos: INC, Bill Murphy Jr., The Wall Street Journal.