En las obras de ciencia ficción, los sistemas de inteligencia artificial terminan poniéndose en contra de la humanidad, o son cuidadores benevolentes de nuestra especia. Pero en realidad el aprendizaje de máquinas ya es algo que ponemos en práctica, evolucionando gracias a motores de búsqueda como Google y filtrándose dentro de nuestras actividades diarias sin problemas.

Desde conducir investigaciones de marketing hasta monitorear los cambios en el mercado de valores, estos sistemas pueden hacer de todo. A continuación te presentamos 4 increíbles formas en las que las empresas usan la inteligencia artificial.

SparCognition, monitoreando la bolsa de Londres

En las distintas bolsas alrededor del mundo, hay mucha gente intentando inclinar todo a su favor para asegurarse de que sus inversiones rindan frutos. Monitorear este tipo de actividad es primordial para que los inversores mantengan su fe en la bolsa, pero los métodos tradicionales se han vuelto inadecuados para señalar todas las anomalías que suceden.

Amir Husain, CEO de SparkCognition, reconoce que los mercados pueden ser manipulados y que los humanos buscan constantemente formas para hacerlo. Es por eso que creó un sistema de inteligencia artificial que se ocupa de monitorear la bolsa de Londres. Esta conoce todos los métodos utilizados para manipular el mercado y brinda protección contra ellos, además de que es capaz de aprender nuevas formas de manipulación del mercado, alertando a los analistas. El equipo que lo diseñó cree que el sistema aumentará el poder de monitoreo de los reguladores que observan la bolsa con atención sin darles falsos positivos.

Equals3 – Lucy, Un compañero que realiza investigaciones del mercado.

Un análisis adecuado de las tendencias de palabras claves, cambios en algoritmos, datos sobre punto de venta y mucho más son esenciales para el éxito del marketing, pero sumergirse en el interminable mar de datos consume mucho tiempo, y además de eso es muy caro. Para hacer este proceso más eficiente, Equals3 desarrolló un producto conocido como Lucy, el cual sirve para hacer investigaciones en el mercado, funcionando en parte gracias al IBM Watson.

Lucy es una inteligencia artificial centralizada que básicamente mezcla los servicios ofrecidos por el IBM Watson y los servicios desarrollados por Equals3. Este sistema puede obtener toda la información que los analistas necesitan. Además, viene con un conjunto básico de conocimientos y puede aprender y adaptarse a usos específicos.

El costo de su licencia de uso es de $50,000 dólares al año, y permite su uso a 5 usuarios dentro de la misma categoría de marketing.

Daisy Intelligence – Asistente en toma de decisiones

Daisy Intelligence está hecho para ayudar a la toma de decisiones. Está dirigida principalmente a las tiendas y a la industria de las aseguradoras. Este producto ofrece una lista de decisiones que los prioriza según qué tan óptimos son.

El usuario envía información al sistema, este lo analiza y luego le imprime sus decisiones. Por ejemplo, Daisy Intelligence puede determinar cuáles son las ofertas que un vendedor debe realizar, o cuales son los productos deben ser destacados durante la próxima campaña. Daisy podría doblar el margen de ganancias de los comerciantes si se utiliza con regularidad.

En las aseguradoras, Daisy opera detectando casos de fraude y provee recomendaciones. Al identificar declaraciones sospechosas, o esas que son diferentes a las normales, la máquina le comunica al humano que se debe investigar más a fondo.

Restless Bandit – Asistente de contrataciones y recursos humanos

Éste es un producto que automatiza el proceso de visualización de candidatos y se comunica con personas cualificadas para la posición disponible. Examinando el personal presente en la empresa, Restless Bandit busca reducir el trabajo que debe hacer una organización antes de traer a una persona cualificada a una entrevista.

Utilizando inteligencia artificial, Restless Bandit busca, empareja y hace un ranking de candidatos cualificados para la posición disponible en la organización.

Los gerentes de contratación y reclutadores reciben diariamente listas de candidatos para que puedan determinar con quienes desean continuar para cada posición. Una subscripción a Restless Bandit cuesta alrededor de $25,000 y $100,000 dólares.