El famoso político inglés Winston Churchill tiene una cita que dice así: “Si estás pasando por el infierno, sigue adelante”. Esta frase ha motivado a más de un exitoso empresario que anteriormente era sólo un empleado. Pero, ¿cómo reconocer si realmente es tu turno de seguir las flechas que apuntan a la salida de tu trabajo?

Cada día existen nuevas posibilidades, perspectivas e ideas que pueden hacer que cualquier negocio triunfe. Hace algunas décadas, un negocio que no era considerado rentable tenía su fracaso asegurado. Actualmente, un negocio que no sea rentable, puede llegar a obtener una valoración de más de mil millones de dólares sólo por tener una alta tasa de crecimiento de sus usuarios.

A pesar de esto, surgen una serie de dudas: ¿Cómo supieron esos emprendedores exitosos que era su hora de crear algo nuevo? ¿Cómo afrontaron el miedo al fracaso? ¿Lo lograron gracias a su perseverancia y esfuerzo o fue sólo suerte? ¿Qué le hubiese aconsejado Winston Churchill a una empresa que no obtiene el financiamiento suficiente por no tener un mercado amplio y convincente?

Lo importante en cualquier circunstancia es entender que debes escribir tu propia historia. A menudo el mundo exterior opina y realiza críticas (muchas veces no-constructivas) sobre tus productos o servicios, lo cual no significa que tu negocio esté destinado al fracaso. Por el contrario, en muchas oportunidades puede significar que no estas apuntando al público correcto y necesitas un pequeño giro o enfoque para dar un paso más.

Ya sea si estás en un nuevo negocio que estás creando o un trabajo que para ti ya está al borde del abismo, la única cosa importante que puedes preguntarte es la siguiente:

¿Esto me hace feliz?

Por supuesto que no estamos hablando de una felicidad eterna presente las 24 horas al día y 7 días a la semana, pero debe ser el sentimiento más frecuente en lo que estás realizando. Los malos días son inevitables y muchas veces necesarios, pero si la misión de lo que estás haciendo no te hace querer contarle a todo el mundo sobre tu proyecto, entonces ya es el momento de encontrar algo que te haga hacerlo.

Cuando estás contento con cualquier cosa que estés haciendo, dedicas todo tu esfuerzo y tiempo en ello. Las posibilidades de éxito aumentan exponencialmente. La gente logra percibir lo que indudablemente te apasiona. Foto: Pixabay.com

Revisa tu felicidad en lo que haces, esto te ayudará a ahorrar mucho tiempo y a evitar muchas angustias. Debes entender que si realmente no eres feliz y deseas dejar ese proyecto o trabajo que te ataña, sería una decisión totalmente correcta y asertiva. Considera que siempre habrá algún nuevo proyecto que te hará sentir que brillas de nuevo, sólo debes saber buscarlo. La idea es siempre seguir adelante y en movimiento.