Es sumamente difícil encontrarse muchas veces con un terminal que, a simple vista, pueda cumplir con nuestras aspiraciones de convertirse en un gran aliado a la hora de hacer el trabajo pesado y es que, más que un celular, un dispositivo inteligente es nuestro caballo de guerra: desde números telefónicos hasta aplicaciones de gran valor juegan un papel importante en nuestro día a día laboral.

¿Cómo saber cuál es el mejor de todos? Sin duda es una respuesta que a veces se queda corta porque, con tantos dispositivos, es difícil elegir uno, pero lo bueno es que el mercado está segmentado en dos grandes vertientes: los que aman a la manzanita y los fans del marciano y es por eso que te diremos, en base a sus características, cuál de estos dos puede convenirte para ser tu aliado en los negocios.

Interfaz

Los sistemas operativos más grandes de la telefonía centran su atención en ser lo más amigables y desde luego mucho más fáciles de usar. Cuando el boom del iPhone llegó, el iOS era considerado el mejor sistema operativo y eso no hay que negárselo, pero lo cierto es que Android también ha hecho sus esfuerzos.

Para los usuarios que quieran un teléfono intuitivo, simple y que todo esté al alcance de los dedos iOS de Apple será el indicado. Presenta un diseño simple y armonioso, capaz de mantenerse así siempre y podemos configurarlo aunque con ciertas limitantes.

Si por el contrario queremos algo que deseamos poner a nuestro modo, Android es mucho más fuerte. Es un poco más complejo si no se está familiarizado, pero luego se le agarra el tino y es, desde luego, muy agradable.

Accesibilidad

Ser usuario Android o iOS te da cierto renombre, pues las dos marcas pueden, aunque no se quiera, definir un estilo de vida. Por lo general los celulares que vienen firmados por Android (Google, Huawei, ZTE, Lenovo, Samsung) son un poco más económicos siendo la gama más cara la de los Samsung, con su modelo S8 a punto de salir al mercado y los anteriores que han demostrado ser un excelente compañero.

Estos terminales se pueden conseguir desde 180 dólares hasta unos 700 u 800, todo depende de la gama que vayamos a elegir y de la marca que más nos guste. Debe quedar claro: las capacidades de cada uno podrán  variar el precio final, sobre todo si son modelos que poseen memorias externas amplias o procesadores veloces.

En Apple, sin embargo, otra es la historia y es que solo ofrece teléfonos puntuales y con diseños ultra pulidos. Esta marca ha apostado que, más que por el desempeño, es por el arquetipo y el diseño exquisito que presenta en sus líneas. Más que vender una experiencia, Apple vende “status”, pues tener un terminal de la manzana es sinónimo de tener clase o poder adquisitivo. Un terminal de “gama media”, y lo decimos entre comillas porque de media no tiene sino el tamaño, puede costar 400 dólares (modelos SE de 4 pulgadas).

Si se quiere apostar más allá, los modelos 6 y 7 en sus variantes S Y S Plus y 7 y 7 Plus, no son especialmente costosos. Pueden conseguirse por encima de los 800 dólares, con unos 30 o 40 dólares por mes si se contrata con un plan de voz o datos con cobro a crédito.

Seguridad

Caemos en, si se quiere, el terreno más pantanoso del mundo de los celulares inteligentes y sobre todo de estos dos sistemas. Una de las cosas que ha caracterizado a iOS es que siempre ha sido fiel a sus principios y que cuida muchísimo la seguridad de sus dispositivos. Cuando lanzó su modelo 5S, agregó un sensor de huellas, mismo que más adelante estaría presente en todos sus terminales.

En cuanto a software, hardware y firmware, Apple cuida todo lo relacionado a sus firmas y aplicaciones, evitando que en la tienda se coloquen softwares espías o aplicaciones que no funcionan correctamente y por cierto: es la mejor tienda que existe.

Por su parte, Android sigue dando adelantos pero aún es un sistema muy fragmentado. Es un sistema que pertenece a varias plataformas y es por ello que a veces no se puede actualizar como su rival inmediato. Sin embargo también ha llevado su seguridad al máximo, pero aún está a unos pasos de Apple.

Conclusiones

Para tener un teléfono corporativo, con grandes posibilidades de duración y asequible Android puede ser que repunte en este sector, por lo económico de sus dispositivos que no solo se remiten a la marca Galaxy de Samsung. Pero, si se busca un buen rendimiento y rapidez, los dispositivos iOS pueden que le lleven una victoria casi ganada a otros que se quedan en el camino por rapidez y autonomía aunque, desde luego, no serán nada económicos.