Desde que Bill Gates se inició como emprendedor, supo que la clave del éxito consiste en tener en su entorno gente inteligente y contar con los mejores empleados. Hay que seleccionar personas creativas y asertivas, que aporten soluciones e ideas,  sepan relacionarse y trabajar en equipo, colaborando con sus semejantes para llegar juntos a la meta, pero esto se logra  con un liderazgo muy efectivo, sigue leyendo y conoce las claves para liderar a tu equipo de trabajo hacia el éxito

1. Lidera como si fueses el manager de un club deportivo

Lidera a tu equipo de trabajo como si fueses el manager de un club deportivo bajo la premisa que cada uno de los jugadores tiene un papel importante para alcanzar el éxito, ya que depende de los talentos de cada uno. Sirve como guía asertivo en la toma de decisiones sabiendo en qué momento puede aportar más un empleado dentro de tu grupo de trabajo.

2. Lidera bajo la premisa de la cooperación

Lidera  bajo la premisa de la cooperación y no de la obligación, dando instrucciones precisas a cada individuo de las tareas a realizar y comparte con todos de una manera clara los objetivos que deseas alcanzar con las tareas asignadas. Esa idea de liderazgo en solitario, de dar órdenes, de estar sentado sólo en la oficina sin compartir directamente con los empleados ha cambiado, según la opinión de Warren Buffett:

“Tienes que saber comunicarte y, en la vida, esto es crucial…Si no te puedes comunicar para hablar con otras personas y expresar tus ideas, estás desperdiciando tu potencial…”

Buffett que en el 2015 ocupa el tercer lugar en la clasificación de la revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo, cree que el comunicarse efectivamente con su personal es lo que hace más eficiente un negocio, y si ellos saben que pueden acudir a ti ante cualquier dificultad, has logrado consolidar un equipo que trabaja como un reloj, es decir, muy bien coordinado.

3. Toma decisiones y mantén tu posición.

Debes saber tomar las decisiones más difíciles que se presenten y mantener tu posición, ya que si cambias constantemente de opinión entonces tenderás a entorpecer las labores que realiza tu personal e irán de un lugar a otro sin rumbo marcado. También debes tratar que entre ellos se compartan experiencias, desde los más antiguos con los novatos para aportarles más seguridad y que se engranen rápidamente para que colaboren de forma efectiva a lograr las metas planteadas sin el temor de ser juzgados por aportar una idea o no ser tomados en cuenta.

4. Lidera a tu equipo manteniéndolos motivados

Lidera a tu equipo manteniéndolos motivados mediante el seguimiento y reconocimiento de las metas alcanzadas, y llévalos cada vez más alto en las tareas asignadas sacándolos de la zona de confort para aprovechar las destrezas y habilidades de cada uno. Si les pides más de lo que pueden aportar, ellos te darán más porque se sienten necesarios. Entrénalos para que sean los futuros líderes de tu organización, llévalos a que tomen decisiones cuando se requiera, sean buenas o malas, lo importante es que aprendan a decidir. Confía en ellos, en su criterio, delegando funciones importantes y que se nutran tanto personal como intelectualmente para crecer como individuos y como profesionales.

Aunque es una tarea ardua llevar a tu equipo al éxito, es una satisfacción cuando has logrado que todos trabajen bajo la premisa de la excelencia, coordinados y engranados como una sola persona. Tu efectividad como líder está en que seas visto como alguien a quien se debe seguir por convicción y no por obligación, como un mentor y guía, no como el jefe que exige sólo dando a cambio una retribución monetaria. Siguiendo estos consejos podrás llegar a consolidar el equipo exitoso que tanto deseas.