Un equipo de ventas motivado es crítico para el éxito de tu empresa. Las relaciones que establecen con tus clientes fortalecen tu organización, tanto en ventas como en su reputación. Un equipo de ventas desmotivado hace que tu empresa se deteriore lentamente, haciendo difícil alcanzar metas y entrar en nuevos mercados.

Hay distintas formas de motivarlos, algunas empresas utilizan programas de cuotas y recompensas financieras. Otras ofrecen concursos, viajes, boletos, cenas y otros premios innovadores. Pero tu equipo de ventas no se va a contentar solamente con regalos, ellos quieren ser exitosos en su profesión escalando posiciones.

Debes tener en cuenta que no todos los empleados se motivan con las mismas cosas. Es por eso que, para desarrollar un equipo de alta calidad, te presentamos tres formas de motivar a tu equipo de ventas.

Dinero

Éste es el motivador por excelencia. La mayoría de los equipos de venta tienen concursos cada cierto tiempo a nivel grupal e individual. Puedes establecer parámetros que encajen con tu negocio, como el número de artículos vendidos, las ventas totales o el número de cuentas abiertas.

Todos usan un sistema para recompensar al mejor vendedor, pero deberías intentar premiar al que más se esfuerce.

Juegos y beneficios

Para algunas personas, la habilidad de poder divertirse durante las horas de trabajo motiva más que el dinero. Las recompensas más comunes al alcanzar metas de ventas incluyen salir del trabajo más temprano, asistir a un happy hour o un viaje para recompensar el éxito constante del empleado.

Pero la diversión en dosis pequeñas puede ser igual de buena. Un método podría ser utilizar un sistema de puntos en el que éstos sean la recompensa de los empleados que completen sus tareas diarias. Ésto creará un ambiente competitivo a nivel grupal e individual y seguramente traerá buenos resultados para tu empresa.

Otra forma de hacer divertida las ventas es premiar a los empleados con artículos o juegos para su oficina. Desde adornos y sillas masajeadoras hasta inclusive una mesa de ping pong, todas son igual de motivadoras para tus empleados.

Experiencia profesional

Para algunos empleados la mejor recompensa es la oportunidad de adquirir más experiencia profesional y escalar posiciones. Algunos gerentes deberían ofrecer incentivos para ayudar a sus empleados a desarrollar habilidades y poder moverse al siguiente nivel.

Se podría armar concursos en el que el premio es trabajar directamente con el gerente o representante principal por algunas horas haciendo las tareas que éste le asigne. Todo el equipo se sentirá motivado y te verá como un líder ejemplar.

Al ofrecer una variedad de recompensas tendrás más posibilidades de tener una motivación para cada uno de tus empleados y de convertir a tu personal de ventas en empleados de calidad. Cuando tus metas se alineen con las suyas, sólo ocurrirán mejores cosas.