Si bien empresas de todos los tamaños necesitan ayuda administrativa, tener un empleado a tiempo completo puede ser un costo alto para tu negocio. Los asistentes virtuales (AVs), son profesionales administrativos que ofrecen una amplia variedad de servicios a distancia y que operan como sus propias pequeñas empresas.

Con el acceso de hoy a tecnología como computación en la nube (cloud computing), videoconferencia, aplicaciones de gestión de proyectos y mensajería instantánea, aquellos empresarios que deseen iniciar un negocio de asistencia virtual tienen todas las herramientas necesarias para trabajar con éxito con clientes de cualquier sector empresarial.

“Las razones para utilizar una empresa de AV se han vuelto más orientadas a las necesidades personalizadas y al servicio”, dijo Michelle Anastasio-Festi, CEO y fundadora de CT Virtual Assistance . “Se ha ido más allá de la simple reducción de gastos o la necesidad de más tiempo, centrándose en la cuestión de cómo la contratación de un AV puede ayudarles a alcanzar sus objetivos de negocio más rápido o bien promover su marca o servicio.”

Si te interesa aprovechar esta oportunidad de negocio y crear tu empresa de AV, aquí te damos algunos consejos de expertos para echarla a andar:

Al operar como un AV por cuenta propia puede hacerte sentir como que estuvieras solo, pero de hecho existen varios grupos de profesionales, foros en línea y libros para ayudarte con tu negocio. Mediante la lectura y la investigación de los servicios que un AV puede realizar, puedrás diseñar tus propias ofertas de servicios. Y mediante la creación de una red de contacto con otros AVs, podrás beneficiarte tanto de la subcontratación o como del asesoramiento de AVs con más experiencias.

Ser un AV es mucho más a que ayudar con las tareas que tu cliente necesita que hagas. Tener experiencia de oficina te ayudará en tus deberes cotidianos, pero como negocio, necesitarás aprender a cómo hacerlo funcionar.

“Trabajar en este negocio significa que debes ejercer una gran disciplina”, dijo Tim Petree, vicepresidente senior de BST Concierge. “Eres tu propio jefe y esas reglas corporativas que encontrabas burocráticas y estresantes en otros trabajos podrían ser tu salvavidas cuando eres el CEO o el único propietario de tu negocio. Debes entrar en todas las áreas del negocio: administración, ventas, marketing, TI, servicio al cliente, administración de proyectos, cuentas por cobrar, cuentas por pagar, entre varias otras.

Al igual que con cualquier tipo de trabajo virtual, no estar en la oficina para las interacciones cara a cara con tus clientes puede presentar algunas dificultades si tu comunicación es claras. AVs realizan muchas de las tareas cotidianas importantes que mantienen un negocio en funcionamiento, por lo que saber lo que se requiere de ti como proveedor de servicios es clave para la satisfacción del cliente.

Como AV y como propietario de un negocio, tendrás que ser capaz de entregar exactamente lo que cada cliente necesita. Es una buena idea definir una estructura para tus paquetes de servicios y precios basada ​​en lo que sus clientes están buscando.

“Una empresa de AV ofrece a los dueños de negocios la oportunidad de obtener exactamente lo que necesitan y cuando lo necesitan, exactamente como ordenar en un menú”, dijo Anastasio-Festi. “Muchos AVs cometen el error de ofrecer una amplia gama de servicios a varias industrias, lo que se termina volviéndose confuso para el cliente.” Nuestra empresa se está alejando de servicios por hora y se está centrando más en la personalización de paquetes mensuales individuales que se adaptan a las necesidades de cada cliente.